• Controlar la capacidad para la entrega de los proyectos en tiempo pactado.
  • Mejorar la productividad.
  • Verificar constantemente el cumplimiento de los requisitos pactados con las partes interesadas.
  • Evaluar en cada proyecto los resultados de los procesos.
  • Obtener equilibrio financiero que permita mantener a la organización.
  • Sostener y mejorar el desempeño de proyectos y procesos para permitir la competitividad de la organización.